Quantcast
Hoy Los Angeles}
12:25 a.m., 7/31/2014 | 69°

Con la melodía en la sangre (y en las cuerdas)


Desde hace 83 años, la fabricación de guitarras y otros instrumentos ha sido toda una tradición y un arte para familia latina en Boyle Heights

Yasmín Rincón/EFE | 11/14/2011, 2:27 p.m.
Con la melodía en la sangre (y en las cuerdas)
Tomás Delgado, dueño de “Candelas Guitars” y único sobreviviente de la familia dedicado a mantener el legado de sus predecesores. | EFE/Yasmín Rincón

Mario Moreno Cantinflas, José Feliciano, Los Lobos, Ozomatli, Mariachi Sol de México y Jackson Browne, entre otros, han encontrado en “Candelas Guitars” el sonido único de instrumentos confeccionados siguiendo una trayectoria de 83 años de tradición familiar.

El único lugar donde aún se elaboran estos muy bien cotizados instrumentos de cuerda está ubicado en la comunidad de Boyle Heights, en Los Ángeles, específicamente en la Avenida César Chávez, su hogar desde 1947.

“Pero la historia comenzó en Torreón, México, donde mi abuelo Porfirio y mi tío abuelo Candelario Delgado, conocidos como ’Los Hermanos Candelas’, hicieron en 1928 la primera guitarra”, dijo Tomás Delgado, dueño de “Candelas Guitars” y único sobreviviente de la familia dedicado a mantener el legado de sus predecesores.

Los Hermanos Candelas eran huérfanos y pasaron su niñez en hogares diferentes, pero siendo adolescentes se escaparon para enfrentar la vida juntos, Porfirio trabajando como carpintero y Candelario más inclinado hacia el área de los negocios.

Además de la sangre, ambos hermanos compartían su amor por la música, con su primera guitarra comenzaron a cantar en las fiestas del pueblo.

“Y entonces cada vez que iban a una fiesta alguien les pedía que le hicieran una guitarra con características y estilos especiales para cada persona, y así comenzó todo, crecieron de tal manera que pronto abrieron otra tienda en Ciudad Juárez, después en Tijuana y finalmente aquí en California”, relató Delgado, quien comenzó a hacer guitarras junto a su padre y abuelo en 1990.

Por el sonido, la calidad, la originalidad, los adornos, los colores y la garantía de por vida de los instrumentos Candelas su fama se fue extendiendo.

Además de guitarras clásicas, de mariachi, de flamenco y acústicas, hacen cuatros venezolanos y puertorriqueños, así como bajos sextos, jarochos, requintos, tresillos, jaranas y ukeleles.

Fueron ellos los creadores de la primera guitarra colocada en la casa de Mickey Mouse en Disneyland, California, y sus instrumentos han estado expuestos en el museo Smithsonian de Washington DC.

Entre muchas anécdotas tienen la de haber estado en los capítulos del show de Lucille Ball donde Desi Arnaz toca la guitarra.

“La guitarra que toca Desi Arnaz, es una guitarra Candelas”, señaló el empresario.

Celebridades como Andrés Segovia, el padre de la guitarra clásica moderna, Celedonio Romero, Ray Sandoval, Jonny Polanco, Charo, Quetzal, Dinastía Norteña, Grupo Exterminador y Arlo Guthrie entre tantos otros, forman parte de la muy diversa lista de clientes de Candelas que elabora sus instrumentos con finas maderas de Brasil, India, Suiza, Italia y Alemania.

Dependiendo de sus características y complejidad, el precio de sus instrumentos oscila entre los mil y 16 mil dólares, y el tiempo de elaboración promedio de cada pieza ocupa entre uno y cuatro meses de minucioso trabajo.

Pensando que se dedicaría a la música “como guitarrista y no como guitarrero”, Tomás Delgado comenzó a estudiar guitarra clásica a los 7 años de edad.

Hoy, a sus 42 años, se confiesa muy agradecido con su estricto padre, también llamado Candelario y quien se dedicó a la pasión de la familia, el que lo hubiese, prácticamente, obligado a aprender el arte de hacer los instrumentos Candelas.

“Es un arte muy duro que sólo se puede aprender viéndolo, haciéndolo, yo siento que tengo dentro de mi toda la experiencia de mis abuelos y de mi padre, quienes lamentablemente fallecieron, pero yo siento en mi todo el conocimiento, toda la responsabilidad, todo el compromiso de mantener eso que nos ha hecho únicos con el paso de los años”, refirió el artesano.

“Mantener el nombre de la familia con orgullo y respeto es mi misión, ojalá que siempre haya personas que valoren lo que hacemos el servicio que entregamos. Esto es lo que quiero seguir haciendo hasta que muera”, manifestó.