Por Eryn Brown

Los Angeles Times

LOS ÁNGELES.- El mismo día en que los Estados Unidos se despertó con la noticia de una segunda enfermera de Texas que resultó positiva en los exámenes del virus del Ébola, los funcionarios de salud pública trataron de tranquilizar a los residentes del condado de Los Ángeles, diciendo que están preparados para enfrentarse al mortal virus si es que llegara a la región.

“Hoy estamos preparados, estamos más preparados que ayer, y estaremos más preparados mañana de lo que estamos hoy”, dijo el Dr. Robert Kim-Farley, director de la división para el control y la prevención de las enfermedades transmisibles del Departamento de Salud Pública del condado.

La primera muerte causada por el Ébola en los Estados Unidos, la de Thomas Eric Duncan, que murió en el hospital de Dallas que inicialmente lo había diagnosticado mal y lo envió de regreso a su casa, pone un foco sobre la capacidad de las instalaciones de salud locales para manejar el Ébola. Pero con dos enfermeras que tuvieron contacto con Duncan ahora dando resultados positivos a los exámenes del virus, la preocupación sólo ha crecido.

ebola mapaHa habido varios pacientes tratados como posibles infecciones del Ébola en los hospitales del condado de Los Ángeles, pero en ninguno de esos casos se ha encontrado la enfermedad.

El último susto llegó el domingo, cuando un vuelo de United Airlines que aterrizó en el aeropuerto internacional de Los Ángeles fue desviado durante varias horas a una remota puerta, después de que uno de sus pasajeros exhibió “síntomas tipo gripe” asociados con el Ébola. Más tarde se diagnosticó que la mujer no estaba en riesgo del mortal virus pero en cambio sufría de mareos por el movimiento.

Mientras tanto, los funcionarios locales dicen que están trabajando para preparar a los proveedores médicos, en caso de que el Ébola surgiera en el sur de California.

Las autoridades de salud pública del condado de Los Ángeles están sacando normas para tratar el Ébola basadas en las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos, los cuales le piden a los proveedores que utilicen equipos de protección, gafas, guantes, máscaras y trajes, cuando estén trabajando con un paciente del que se sospeche que tenga el Ébola; para aislar a los casos de los cuales se sospecha que estén infectados con el Ébola en un cuarto con su propio baño; y, quizá lo más importante, preguntarle inmediatamente a los pacientes con los síntomas tales como el vómito, la náusea y la fiebre si han viajado recientemente a África occidental o si han estado en contacto con alguien que lo ha estado.

El miércoles, Kim-Farley dijo que el condado había dado instrucciones a los hospitales y a otras instalaciones y proveedores de salud que se encuentran en la primera línea de atención médica, desde los socorristas, los centros de cuidado urgente y hasta las oficinas de los médicos, para llamar a su departamento inmediatamente cuando se enfrenten con un posible caso de Ébola.

Un doctor de salud pública estará disponible las 24 horas del día para ayudar a los proveedores de salud a manejar a los pacientes una vez que hayan sido aislados, dijo Kim-Farley, y agregó que su departamento también estaba trabajando con los servicios de emergencia y la oficina del forense para asegurarse de que los trabajadores entiendan completamente los procedimientos.

“Tenemos cursos de capacitación realizándose ahora”, dijo Kim-Farley.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

 

 

CAPTION—VIDEO**

Un experto para el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles, respondió  el miércoles a las preguntas acerca de la preparación del Condado, si es que un caso de Ébola llegara a ocurrir aquí.